7 nov. 2016

El placer de un rico y sano desayuno

Ya todos sabemos que el desayuno es la comida más importante del día, o esa es la información que siempre ha llegado a nuestros oídos. 

Pero es que realmente tiene lógica: Si desayunamos bien, nos nutrimos de muchas propiedades con las que nos mantendremos con energía durante toda la mañana.

Desde mi punto de vista, un conjunto de hidratos de carbono y proteínas deberían estar en nuestro desayuno.                                                                                                                                                                      


Si no desayunamos correctamente, llegamos al almuerzo con mucha hambre y, en muchos casos, un tanto débiles.


        

En este post voy a mostraros algunos factores importantes a tener en cuenta sobre el desayuno:



Rutinas generales:


* Cuando nos levantamos de la cama, lo primero que hagamos podría ser ir al baño y lavarnos la cara muy bien. Así nos espabilamos y de pronto como por arte de magia ya no tendremos tanto sueño ;)

* Lo segundo: Desayunar, y dedicarle tiempo, ya os lo comento más adelante. Lo tercero que hagamos ya sería vestirnos, maquillarnos, etc., pero al menos que cuando llegue este momento ya estemos comiditos!


                                                                                                                                                                                                                     Vía


* No basta con desayunar el típico café a secas. Podemos añadir algo más, algo contundente que nos mantenga físicamente en las horas siguientes.

* Tener a mano todos los alimentos relacionados con el desayuno y merienda. De esta manera no nos dará pereza ir a por aquello que queramos consumir.

* Alejarnos de la bollería industrial en todos los sentidos. Una vez, dos, no pasa nada, pero que sea algo muy ocasional. No vale comernos un bollo, napolitana o similar habitualmente.

Dónde desayunar:

Parece una cuestión obvia. Pero en mi opinión, no lo es. 

Son muchas veces las que, con las prisas, nos tomamos "lo que sea", de pie, en la propia encimera de la cocina, y como vamos cortos de tiempo, desayunamos demasiado rápido.


                                                                                                                                   Vía


Creo que la solución aquí es simple: La noche anterior, acostarnos quince minutos antes de lo habitual, y despertarnos también quince minutos antes. Habremos ganado tiempo, y no lo hemos restado de sueño, sino de un ratito por la noche viendo la televisión, por ejemplo.

El mejor lugar donde podemos desayunar es en la mesa, sentados. De este modo, inconscientemente desayunaremos más tranquilos y no tendremos tanta prisa a priori.

Nuestro segundo desayuno, y tercero si cabe:

Quienes nos levantamos de la cama a las seis o seis y pico de la mañana y desayunamos a esa misma hora, cuando lleguen las nueve seguramente estaremos encantados de volver a desayunar de nuevo. Y dicho así, después de este segundo desayuno, querremos otro sobre las doce de la mañana.

                                                                                                                                                               Vía


Y aunque a las doce ya es demasiado tarde para desayunar, quizás podemos comer algo muy suave y ligero, para eliminar esa sensación de hambre y a la vez llegar bien al almuerzo, unas dos horas después.


Qué podemos desayunar:

Si cumplimos una rutina adecuada en nuestro desayuno, ésta ha de estar directamente relacionada con la calidad de los alimentos que tomamos en este momento del día.

Os propongo varios alimentos que, bajo mi punto de vista, debemos tomarlo todas las mañanas, ya sea en el primero, segundo o tercer desayuno, o en los tres:

* LÁCTEOS:

Leche, yogur... típico café!

* HIDRATOS DE CARBONO:

Muy, muy importante. Nos aportan la energía necesaria. Yo suelo tomarlo de dos maneras:

- Pan (si es integral mucho mejor, pero integral de verdad 100%, o al menos 70-80%).

Cereales (Que contengan mucha fibra. Os digo mis favoritos y que siempre, siempre, consumo en mis desayunos: Copos de avena y salvado integral de trigo.


Estos cereales que os comento son muy fáciles de conseguir, ya que están disponibles en cualquier supermercado mediano y grande, como: Mercadona, Carrefour, Lidl, Alcampo, etc. y son económicos.


Contienen muchísima fibra (sobre todo el salvado) y desde mi experiencia es genial, porque te aporta toda esa energía de la que hablamos.

Importante: Debemos tener cuidado con los cereales que nos venden en los supermercados. No es mi intención mencionar marcas concretas, pero las cajas de cereales que vemos suelen contener muchos azúcares y no aportan demasiados nutrientes. Creemos que son sanos, pero no del todo. Yo al menos no los tengo en la despensa. Lo mismo ocurre con algunos mueslis y las típicas barritas de cereales que se venden en esta área. Esta es mi opinión.

Si queremos un buen muesli 100% sano, vamos a hacerlo nosotros, y más de lo mismo con las barritas. Hay muchas recetas en internet y espero algún día poder mostraros alguna ;)

Otra opción es adquirir estos alimentos en una tienda de productos ecológicos, aunque el precio suele ser algo mayor.

* FRUTAS:

Por supuesto, ¡También! La fruta suelo tomarla a media mañana, digamos en mi segundo desayuno. 

Como soy muy perezosa para comer la fruta en trozos (y además tardo toda la mañana en comerlo) opto por hacerme un batido (que no zumo, no es lo mismo). Sabéis que también se le llama Smoothie. Y para ello utilizo simplemente la batidora (no la licuadora, que elimina toda la fibra).


                                                                                                                                                                                                                     Vía


                                                                                                                                                                                                                     Vía

Y vosotros, ¿Dedicáis tiempo a vuestro desayuno, o es imposible para vosotros? ¿Qué soléis desayunar? ¿Llegáis al segundo desayuno?


Sonia.



Siempre se ha dicho...
[ "Desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo" ]


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!

Blogging tips