8 dic. 2016

El antes y el después de una cabaña de madera

Desde pequeña me encantan las cabañas de madera.

Recuerdo el campo de mis abuelos, donde mi padre me construyó, en una esquina de la parcela, una preciosa cabaña elaborada con ramas de árbol e inmensas hojas de palmeras. Yo tenía unos ocho años. Y la cabaña quedó intacta durante diez más.

Era mi refugio y el lugar donde tantos fines de semana jugaba "a la casita" con mis muñecas y comiditas. ¡Una gran cabaña sólo para mí! Y ahora la tengo grabada en mi retina, para siempre.

Navegando por la blogosfera, encontré una cabaña que me recordó al instante a la mía, sólo que ésta es totalmente de madera.

Lo mejor es que su propietaria decidió darle un giro radical que hoy me gustaría compartir con vosotros.


En primer lugar, os cuento la situación:

Torie Jayne adquirió una casita de verano, la cual en sus inicios era de madera oscura, estaba muy sucia, llena de telarañas y tenía alfombras en mal estado.

Así era:






Proceso:



Después de limpiar la cabaña muy bien, la pintó, le aplicó spray de color en algunas zonas y comenzó a decorarla por dentro y por fuera, por ejemplo, con bonitas macetas colgantes y adhesivos con efecto encaje en las ventanas, plantas, muchas plantas.

Poco a poco, fue quedando así:



Y este es el resultado. ¡Me encanta!:





Y ahora su interior...






Vamos a ver algunos detalles de esta bonita cabaña...

¿Qué os ha parecido este gran cambio?


Sonia.


[ "Creí que era una aventura y en realidad era la vida". Joseph Conrad ]


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!

Blogging tips