5 dic. 2016

8 claves para organizar la compra del supermercado

Ya sabéis que siempre mi prioridad es el orden. El orden en todas las cosas: En casa y en los quehaceres del día a día.

Hacer la compra en el supermercado también requiere organización. Y mucha.

Y esa organización, desde mi punto de vista, no comienza desde que entramos por la puerta del súper, sino desde casa, días antes de la fecha en que vamos a comprar.

Por supuesto, y todo hay que decirlo, no sé vosotros, pero yo no conozco a nadie que le guste hacer la compra. Pero es algo que hay que hacer, porque en términos generales nadie lo hace por nosotros, excepto en algún caso, que os contaré en este post.

Voy a compartir con vosotros aquellas costumbres que tenemos en cuanto a la compra del supermercado se refiere.

¡Espero que os sea útil!

                                                                                                         Vía


En casa

* Lo primero de todo, tener bien ordenados todos los alimentos. Ya os hablé de esto y más en este post.

Yo por ejemplo, guardo en una misma caja (porque como no dispongo de cajones en el mueble, pues meto cajas que me vienen de maravilla, y las voy extrayendo como si fueran cajones) todos los alimentos por categorías, más o menos. Por ejemplo:



-Los paquetes de legumbres, pastas y arroz en una caja. 

-En otra caja almaceno las latas de conserva y algún otro producto: de atún, mejillones y similares, de maíz, la mayonesa, etc.

-Tengo otra caja pequeña donde se encuentran todos los tarritos de especias :)

-Otra caja con paquetes de pan rallado, harina, picos y sobres de repostería.

-Una siguiente caja con todo aquello relacionado con el desayuno, la merienda, los frutos secos y los piquislavis en general.

Y lo tengo así:
¿Veis? Así me entiendo yo, y seguro que todo el que venga también!

Planear las comidas


Esto es importante de cara a hacer una buena compra, no gastar de más y adquirir sólo aquellos alimentos que vayamos a consumir, evitando así que lleguen pronto a la fecha de caducidad o consumo preferente.

Lo que yo recomiendo es planificar las comidas que vamos a hacer, por ejemplo, en las próximas dos semanas. Esto sería mas o menos, no exahustivamente. No creo que sea necesario escribir el menú en un papel, aunque si uno cree que así se organiza mejor, entonces perfecto.

Por ejemplo, nosotros planificamos así a ojo lo que vamos a comer en dos semanas en el almuerzo, ya que siempre solemos poner lo mismo, es decir, sano y variado: 

* Legumbres tres veces por semana, pasta una o dos, pescado una vez y carne dos veces. 

* Luego, en la cena comemos poca cantidad (cumpliendo el dicho de "....cenar como un mendigo"!): Pescado varias veces en la semana, sánwich una, verduras en revuelto y crema, queso, tortillas, etc. Es decir, eso es decidirlo en el momento, pero ya uno sabe qué es lo que suele comer en la cena.

* Y con la merienda y desayuno lo mismo.

Pues ya con esto sabemos qué alimentos queremos que se incluyan en nuestro día a día y, al conocerlos todos, al llegar al supermercado nos ceñimos sólo a todos ellos.  

¿Cada cuánto tiempo hacer la compra?


Creo que todo depende del espacio para almacenar que tengamos en casa, ya sea en la propia nevera y congelador, como en en el mueble o despensa.

Nosotros hacemos dos tipos de compras: La "súper compra" y la "mini compra".


Vía

Os voy explicando:

Antes teníamos una mini nevera, de estas ubicadas bajo la encimera. Teníamos que hacer la compra una vez a la semana, la pobrecilla no daba para más.

Ahora, por fin, tenemos un combi (sí, por fin!) y perfectamente hacemos la "súper compra" cada dos semanas.

Una vez a la semana hacemos la "mini compra" en el supermercado que nos pille más cerca, y compramos aquellos alimentos que consumimos muy pronto o durar en buen estado muy poco tiempo. Hablo, sobre todo, de las verduras, hortalizas y frutas.

En este caso, si hay algún elemento que hayamos olvidado en la "súper compra", pues podemos aprovechar ahora para incluirlo.

Pero es aquí donde hay que tener mucho cuidado con no llevar de más. El caso es que la "mini compra" de la semana, en mi opinión, no debería pasar de 20 €, cifra que dependerá del número de personas que seáis en casa. Un truqui que me funciona para coger lo justo es utilizar la cestita y no el carro grande ;)

Anotar lo que se vaya consumiendo

Pienso que esto es primordial tener un papelito en la cocina, y anotar todo aquello que hayamos consumido o esté próximo a consumirse.

Antes de ir al supermercado, solemos echar un vistazo al mueble y al frigorífico por si hay algo que no esté anotado.

Y por último, una vez en el supermercado, nos fijamos en todos los productos por si hay algo que sea necesario comprar y no esté en nuestro listado.

De esta manera, pienso que es casi imposible que nos falte algo en nuestro carro.


Vía

Elegir un buen día y hora para hacer la compra

Sabemos que, por lo general, los supermercados están repletos de clientes un viernes y sábado a media tarde. Esto quiere decir que si vamos a comprar en ese momento, seguramente nos estresemos, a veces se hayan agotado algunos productos y compremos más de lo necesario, precisamente porque nos agobiamos.

Por ejemplo, nosotros solemos hacer la "súper compra" un día entre semana, por lo general un martes, bien por la mañana o bien por la tarde temprano. Aunque uno llega cansado del trabajo y de lo que menos tiene ganas es de ir a comprar por la tarde, seguro que lo agradecemos más tarde.

Así, comprar un día entre semana será mucho más relajado y luego podremos disfrutar el fin de semana ¡Como nos merecemos! Estando ya tranquilos de la compra.

Llegar al supermercado con el estómago lleno


Si vamos al supermercado a la hora próxima al almuerzo o a la cena, o bien a la hora del desayuno o la merienda, recomiendo haber comido antes. 

Si llegamos al supermercado habiendo comido muy poco o nada, seguramente compraremos más, ya que tendremos sensación de hambre y siempre se ha dicho que a veces "comemos por los ojos".


Pasillo por pasillo

Al llegar al supermercado, lo mejor es comenzar por el primer pasillo e ir yendo pasillo por pasillo (Pasillo A, B, C, D...).

De este modo, no nos perdemos ningún rinconcito que no hayamos "repasado".


                                                                                                        Vía

Hay mucha gente que respeta el orden de su lista de la compra, pero yo a esto no le veo ningún sentido. Si se hace así, comienzas por el pasillo C, luego vas al pasillo P, luego retrocedes al D, luego al A y luego al pasillo V... por poner un ejemplo. Y así, sinceramente, nos volvemos locos y tardamos muchísimo más en llenar el carro, ya que pasamos varias veces por el mismo lado.

Entonces lo que hacemos nosotros es: Pasillo por pasillo, y cuando hayamos finalizado un conjunto de cuatro pasillos por ejemplo, repasamos el listado por si se nos ha olvidado algo, y si es así, tenemos las cosas más o menos cercanas.


No caer en el consumismo

Por último, entre mis claves para organizar la compra, recomiendo no caer en el consumismo de las típicas ofertas de los grandes supermercados, tipo 3X2, 2ª unidad al 50/70%, bonos de "x" euros de descuento...

Están muy bien, y a nosotros nos encantan, pero con cuidado:

Si algunos artículos solemos consumirlo mucho, entonces estas ofertas convienen muchísimo. Pero si no es así, (por ejemplo, una botella de lavaplatos que dura 4-5 meses) entonces no merece la pena gastarnos en ese momento el doble por mucha oferta que haya, aunque si tenemos mucho espacio disponible, entonces ya cada uno decide.
Vía

COMPRA ONLINE: ¿Y si te llenan el carro?

La compra online no es una clave en sí, pero he decidido incluir este punto en este post como una modalidad de compra que nos resulta muy cómoda.

Creo que esto de la compra online del supermercado es algo relativamente novedoso, pero bien es cierto que facilita mucho la labor de aquellas personas que están muy ocupadas en su día a día.

Así que podemos hacer la compra desde casa y que el personal del supermercado nos llene el carro según hayamos elegido. Y luego tenemos dos opciones: Bien recoger nuestra compra directamente en el supermercado o que nos la lleven a casa.

Pero claro, todo esto entraña un coste extra, tanto si nos llenan el carro como si nos lo traen a domicilio. Y claro, si uno se lo puede permitir económicamente, pues perfecto.

Otras personas sin embargo prefieren ir personalmente y elegir ellos mismos los productos, teniendo en cuenta fecha más tardía a la caducidad o consumo preferente, etc.

Es como todo... ¡Cuestión de gustos!


Y vosotros, ¿Qué truquis tenéis para hacer la compra? ¿Habéis probado hacer la compra del súper online?


Sonia.

[ "Una persona optimista siempre tiene un buen plan para abordar" ]


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!

Blogging tips